El vino en las letras. El vino en la vida.

El vino forma parte de nuestra vida, es uno de esos pequeños rituales que configuran nuestra día a día y que en ocasiones puede aportar un enorme aliciente u, otras veces, grandes decepciones. El vino es, además, milenario; una bebida que acompañó al hombre y que estuvo presente en muchos de los más importantes momentos de la Historia, compartiendo salón con césares, reyes y emperadores; bendecido por papas; corriendo en las calles durante las revoluciones que han sacudido reinos e imperios; calmando la sed de populacho y nobleza, y marcando la vida de aquellos que se han dedicado durante siglos a su elaboración.

Baco representado por Velázquez

Por eso, porque es indisociable del discurrir del ser humano, el vino tiene un hueco, a veces testimonial, a veces protagonista, en la literatura. De la Antigüedad nos han llegado textos como La Iliada de Homero, o como Las Geórgicas de Virgilio en las que se hablaba de la elaboración del vino en aquella época. Por supuesto, casi no hace falta nombrar al dios griego Dionisio, ni a su colega romano Baco, a quien se le atribuía el haber regalado a los hombres el secreto de la fabricación del vino. Los persas también tenían su propia leyenda y llamaban al vino “el remedio del rey”.

Pero sin irse tan lejos en el tiempo, el vino se ha asomado a las páginas de muchísimos escritores. Shakespeare y Cervantes hicieron del vino un elemento costumbrista más en sus obras. Célebre es la alusión al vino de Jerez en Enrique IV del dramaturgo inglés: “Si mil hijos tuviera el primer principio humano que les enseñaría sería de abjurar de toda Don Quijote y su escudero Sanchobebida insípida y dedicarse por entero al jerez“. Por su parte, Sancho es tan fiel a Don Quijote como al vino en la obra del manco de Lepanto, quien, por cierto, llenó de comentarios sobre vino el resto de sus escritos.

Más tarde, en España, Benito Pérez Galdós hará un recorrido por la Rioja con uno de sus personajes de Lo Prohibido, representante de vinos. Azorín o Baroja también hablarán del vino y especialmente de La Rioja. Por su parte, Walter Scott, el escritor escocés autor de Ivanhoe, habla en una de sus primeras novelas del “rico y oloroso” vino canario.

Es complicado hacer una relación exhaustiva, aunque el profesor Miguel Ángel Muro lo ha hecho (o al menos lo ha intentado) en su El Caliz de las Letras, recogiendo más de 400 autores y 800 obras literarias, con sus respectivos fragmentos, bajo el auspicio de la Dinastía Vivanco. Están todos, o casi todos los nombres destacados de la literatura.

La Bodega de Noah GordonPor nombrar a alguno de los escritores contemporáneos, Ken Follet, celebre autor de Los Pilares de la Tierra,  ha reconocido más de una vez que solía celebrar el éxito de sus novelas con una botella de Bollinger. El vino, casi siempre francés, es un invitado habitual en sus páginas. Aunque Ray Bradbury es conocido sobre todo por sus obras de ciencia ficción y terror, una de sus más reputadas novelas es El vino del estío, en la que la cosecha y el vino son parte importante de la trama. Un nombre más: el conocido escritor Noah Gordón ha hecho del vino una novela en su La Bodega, que además se desarrolla en tierras españolas durante las guerras carlistas.

Para acabar ya este sucinto, sucintísimo, relato de obras y autores en los que el vino y la literatura se entrelazan, dos obras españolas. Por un lado, el Breviario del Vino, del poeta jerezano Caballero Bonald, obra también recopilatoria de cuanta miotología o literatura se ha escrito sobre el vino. Por otro, Historias Para Catar, iniciativa patrocinada por bodegas Enate (siempre atentas a darle un punto cultural a todo aquello que emprenden) y escrita por diversos autores pero, como no podía ser de otra manera, con el vino como lugar común.

Be Sociable, Share!
This entry was posted in mundovino and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>