Restaurante José María

El restaurante José María es la referencia culinaria de Segovia, con permiso de Cándido. Situado en pleno centro de la ciudad, muy cerquita de la Catedral, este mesón-restaurante se ha convertido en un lugar donde tanto segovianos como turistas disfrutan de la mejor cocina típica segoviana con toques de modernidad. 

josemaria.jpg

El lugar está formado por un mesón-bar llamado “El descanso de Juan Pacheco”, y en su barra se puede disfrutar de unos vinos y unas raciones en un ambiente informal. José María también dispone de cinco salones para un total de 300 personas. La decoración es tradicional, como la comida, y especialmente esmerada estos días de Navidad. La atención en sala es correcta, y siempre en función del camarero que nos atiende.

Pero pasemos a lo importante. La carta es generosa, de precios no demasiado populares pero asequibles para ocasiones especiales. Hablar de José María (y de casi cualquier restaurante de la zona que se precie) es hablar del cochinillo asado (cochinillo asado de nuestra corte y hornada con D. Marca de garantía “cochinillo asado de Segovia”, como viene escrito en la carta). Troceado frente a los comensales con el tradicional plato, y servido junto con su propio jugo, es ineludible. Para acompañar, toda una gama de embutidos y quesos de la región. Si se prefiere evitar los clásicos, la carta de José María es lo suficientemente amplia.

bodega

Para regar todo ello, y entramos en materia, la carta de vinos no es nada desdeñable. Para empezar, desde 1987 llevan elaborando su propio vino de la casa en la Bodega del Pago de Carraovejas. Por unos 30 euros se puede disfrutar de un más que aceptable tinto crianza 2004, aunque también se puede pedir un reserva. Sin embargo, la carta acoge entre sus excelentemente presentadas páginas una importante selección de vinos de la tierra, destacando los Riberas del Duero, con la presencia, por ejemplo, del Pingus 99. Los Rioja también sobresalen por su número sobre el resto de DO’s españolas, además de la presencia de una pequeña muestra de vinos de todo el mundo: Francia, California, etc. Pero hay que mencionar la exquisita bodega de vinos de anticuario, con botellas que reposan desde hace casi un siglo, y de cuyo estado, como es natural, no se responsabiliza el restaurante. Evidentemente, el precio sube con los años y, así, un Bodegas Bilbaínas Vieja Reserva de 1912 está al alcance de sólo unos pocos (por precio y riesgo).

En definitiva, José María es un restaurante donde el cochinillo y el vino ocupan un lugar privilegiado, bien acompañados por el resto de la carta y el entorno.

Be Sociable, Share!
This entry was posted in sitios and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>